La Mediación desde la visión práctica del Notario

 

 

 

 

Javier Máximo Juarez

Notario desde 1987, en 2006 toma posesión como Notario de Valencia. Autor de publicaciones y libros de Derecho Fiscal, Derecho Civil y Derecho Mercantil.  Ha intervenido en numerosas conferencias y jornadas, habiendo sido ponente en dos Congresos del Notariado Español, Jornadas Notariales Iberoamericanas y dos Congresos de la Asociación Española de Asesores Fiscales.

                                                                                                                                                                                

¿Cuál es su opinión acerca de la Ley de Mediación?

Con sus virtudes y defectos, es la primera ley que regula la institución de la mediación en españa. Dicho carácter de pionera ya supone una valor ifundamental, pues abre las puertas al funcionamiento de la mediación como institución jurídica normada en el ordenamiento jurídico español.

¿Desde su experiencia que hace falta para que dos empresas acepten a solventar sus problemas a través de la mediación mercantil?

Para las empresas puede resultar especialmente útil, evitando acudir a la vía judicial y ponderando factores extrajurídicos como la resolución de conflictos puntuales entre empresas sin que ello suponga ruptura de la relación entre las mismas, lo que suele ocurrir en los procedimientos judiciales.

 ¿Ha observado un aumento de la conflictividad en este escenario de crisis que vivimos?

Indudablemente la crisis ha repercutido notablemente en la conflictividad. Los conflictos se han generalizado extraordinariamente ante la falta de medios de las empresas y particulares para cumplir las obligaciones contraídas y la mayor dificultad para hacer efectivos los derechos convenidos.

En este contexto en el que vivimos, ¿qué papel puede jugar la notaria como espacio donde solventar conflictos?

La notaría puede jugar un doble papel: en primer lugar el notario por sus características de jurista imparcial y neutral parece ser especialmente idóneo para desempeñar funciones de mediación en el ámbito civil y mercantil. En  segundo término, las propia ley de mediación atribuye al notario funciones en todo procedimiento de mediación dotando al acuerdo de mediación que se eleva a escritura pública de fehaciencia y fuerza ejecutiva, además de  conllevar dicha elevación o plasmación del acuerdo ante notario un juicio por el mismo de su regularidad jurídica.

¿Influirá esta ley de mediación en la reducción de la saturación de los juzgados existente en España?

Ese es su propósito fundamental. Costará, pero si logra demostrar con su rodaje que es un instrumento eficaz y barato para resolver conflictos,  se generalizará y con ello se liberará a los juzgados de gran parte de la carga de asuntosque soportan.

¿Qué futuro contempla para el notario en el ámbito de la mediación?

En los dos planos en que puede actuar, como mediador y como fedatario público que documenta los acuerdos de mediación,  la acción del notario puede resultar muy provechosa. En defintiva, todo dependerá del éxito de la institución, si se consolida la mediación se consolidará también el papel del notario en la misma.