Líneas principales del nuevo proyecto de Ley de Servicios de Pago

credit-card-1730085_640

El proyecto de Ley tiene como objetivo la transposición de la Directiva (UE) 2015/2366 del Parlamento Europeo y del Consejo de 25 de noviembre de 2015 sobre servicios de pago en el mercado interior (PSD2).

La nueva ley sustituirá a la vigente Ley 16/2009, de 13 de noviembre, de servicios de pago, que transponía la Directiva 2007/64/CE (PSD1), dado que las modificaciones a introducir afectan a la práctica totalidad del texto de la ley. La transposición completa de la Directiva requerirá, además, la introducción de las correspondientes modificaciones tanto en el Real Decreto 712/2010, de 28 de mayo, como en la Orden EHA/1608/2010 (ambas desarrollan PSD1).

En un contexto de importantes avances tecnológicos en el ámbito de los pagos, la Directiva y la ley de transposición avanzan en la formación de un mercado común de servicios de pago, como una pieza importante en la construcción un mercado único más eficiente dentro de la Unión Europea. Para ello, la regulación del mercado de servicios de pago ha de promover, en particular, (i) un entorno que propicie el desarrollo ágil de las transacciones de pago, (ii) unas reglas comunes respecto a su operatividad, (iii) un abanico suficientemente amplio de opciones de pago para los usuarios y (iv) unas normas de protección efectiva a los consumidores.

Al igual que la Directiva que transpone, la ley regula tres grupos de cuestiones: los servicios a prestar y qué entidades pueden prestarlos, la transparencia frente al usuario (información a suministrar antes del contrato y en el curso de su desarrollo) y el régimen de derechos y obligaciones de cada una las partes intervinientes (proveedores de servicios de pago, ordenante y beneficiario).

Las principales novedades se centran en:

  • La ampliación del ámbito de aplicación objetivo de la norma respecto de PSD1 para dar cabida a dos nuevos servicios de pago: i) Servicios de iniciación de pagos (iniciadores de pagos), y ii) Servicios de información sobre cuentas (agregadores de cuentas).
  • Así, la nueva regulación europea en materia de pagos conlleva cambios fundamentales en la industria al dar acceso a terceros a la infraestructura de los bancos. La PSD2 regula el acceso de terceros a las cuentas de los clientes de los bancos, bien para agregar la información (agregadores de cuentas), o bien para el inicio del proceso de pago (iniciadores de pago), en nombre y previa autorización de los clientes.
  • La simplificación sustancial de procedimiento de autorización de las entidades de tamaño reducido y que operen en el ámbito nacional. En particular:
    • las entidades que prestan exclusivamente los nuevos servicios de agregación e iniciación de pagos tienen unas exigencias para su autorización menores que los exigidos para el resto.
    • posibilita excepcionar parcial o totalmente del procedimiento de autorización a las entidades de pago que cumplan determinados requisitos (limitación del volumen de operaciones, prohibición de hacer uso del pasaporte europeo, no aplicable a servicios de iniciación e información sobre cuentas).
  • La reducción del límite máximo de responsabilidad del ordenante por las pérdidas derivadas de operaciones de pago no autorizadas resultantes de la utilización de un instrumento de pago extraviado o sustraído, pasando de 150 a 50€.
  • El reforzamiento de la identificación de clientes para los accesos online (comprobación de seguridad adicional) a cuentas por parte de los agregadores de cuentas y los iniciadores de pagos.
  • La reducción del plazo de respuesta para la resolución por parte de las entidades de las reclamaciones de los usuarios de servicios de pago, pasando de dos meses a quince días hábiles.

Aconsejamos desde 123Consumidores su lectura porque actualmente los consumidores utilizan muy diversas formas de pago para facilitar el mercado único y digital, por su agilidad y rapidez pero eso no obvia que conozcamos cuáles son nuestros derechos y obligaciones.

Fuente: Ministerio de Economía