Ante la crisis del Banco Popular recomendamos a sus clientes se informen

banco popular

La entidad financiera continúa en una prolongada crisis de bajada la cotización de sus valores y acciones en la Bolsa ante el riesgo de intervención.

Por ello los clientes han de ser cautelosos y preguntar a la entidad bancaria por la situación como información contractual sobre los productos bancarios y financieros que han suscrito con el Banco Popular (cuentas corrientes y depósitos, fondos de inversión, accionistas, hipotecas y créditos)

 Cuentas corrientes y depósitos

Los particulares con cuentas y depósitos por valor de hasta 100.000 euros pueden estar totalmente tranquilos y no existe motivo para que acudan a retirar su dinero de la entidad. El primer motivo para ello es que la entidad cumple ahora mismo con los requisitos regulatorios de liquidez, al tener una ratio de cobertura del 146%, según datos del grupo a cierre del pasado marzo.

Como fuere, cabe recordar que en caso de quiebra o problemas de liquidez, el “Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) cubre hasta 100.000 euros por titular y entidad”.

Fondos de inversión

Ni los fondos de inversión ni los planes de pensiones están cubiertos por el FGD. Ahora bien, el dinero que los clientes del Popular tengan en estos productos está fuera del balance de la entidad, por lo tanto en caso de caída del banco esa inversión no se vería arrastrada en ningún momento. Es más, a raíz del caso Banco Madrid se les ha dado más protección en caso de concurso de acreedores.

La única vía por la que los fondos de inversión podrían sufrir pérdidas —o una caída de su valor— sería que el dinero estuviese invertido en acciones y deuda del propio Banco Popular. En caso de que estos activos sufran una depreciación, el valor liquidativo del fondo también se verá afectado.

Accionistas y bonistas

Los grandes perdedores de la actual crisis de Banco Popular son sus actuales accionistas, que en poco más de una semana han perdido otro 50% de su inversión. La depreciación en Bolsa no es además el único riesgo que afrontan: si llegado el caso las autoridades deciden intervenir y aplicar el citado rescate privado, estos serían los primeros en sufrir las quitas, pues se reduciría el valor de sus títulos inmediatamente a cero.

Los siguientes en asumir pérdidas serían los titulares de los llamados bonos convertibles contingentes («cocos»), de los que el banco tiene emitidos en torno a 1.250 millones de euros. Después, la deuda subordinada, la preferente y la senior y por último los depósitos no cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD). En el mercado se da por sentado que el impacto llegaría únicamente a la deuda subordinada.

Hipotecas y otros créditos

Aquellos clientes que hayan financiado la compra de su vivienda u otros bienes con hipotecas y otros créditos concedidos por Banco Popular deben seguir pagando regularmente sus cuotas. En caso de que la entidad sea finalmente vendida a otro banco, una vez integrado pasará a ser cliente del banco comprar y esos préstamos se saldarán con esa entidad.

Por otro lado, y en caso de que el cliente mantenga alguna demanda contra el Popular por casos como el de las cláusulas suelo, esa demanda se mantendrá contra este banco; eso sí, si es comprado el grupo que lo adquiera absorberá también esas responsabilidades.